Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies y basado en la politica de privacidad de Google Adsense. Puede leerlo en el enlace a continuación

LA NOTICIA DESTACADA

Greta Thunberg, la sueca de 16 años ícono contra el cambio climático que sacudió a los líderes en la ONU

25 DE SEPT  Hace unos días su nombre empezó a cobrar notoriedad y aparecer en los principales medios luego de brindar un desafiante discurso...

Así terminó el tercer debate entre Hillary Clinton y Donald Trump.

La polémica actitud del candidato republicano. ¿Quién ganó?



ESTADOS UNIDOS - La tercera fue la vencida: Donald Trump cayó en el debate contra Hillary Clinton y Estados Unidos sólo habla del papelón protagonizado por el candidato republicano, quien se quedó en su lugar, sin el saludo final a su oponente demócrata. Antes, se había negado a adelantar si aceptará el resultado de las elecciones. Mirá el video.

Trump mostró más disciplina que en los otros dos debates y lanzó algunos golpes certeros a su adversaria. Pero en ningún momento pareció preparado para las responsabilidades que requiere el cargo al que aspira y perdió el debate al negarse a decir si aceptará el resultado electoral.

Donald Trump ha llevado a cabo la escalada definitiva dentro de la campaña electoral de Estados Unidos al negarse a decir que aceptará como legítima una victoria en los comicios de Hillary Clinton, que en este momento le lleva entre 5 y 12 puntos de ventaja en las encuestas. "Lo miraré cuando llegue el momento”, dijo Trump en dos ocasiones en el tercer y último debate entre él y Clinton, celebrado en Las Vegas y moderado por el periodista de la cadena de televisión Fox News.

Es la frase que va a marcar el debate, y los próximos días de campaña. Y una frase que no va a ayudar a Donald Trump en absoluto. El Republicano necesitaba dar la vuelta a la campaña hoy. Se había entrenado para ello más de lo habitual en él. Aún así, se encontró totalmente a la defensiva, particularmente en materia de sus escándalos de presunto acoso sexual.

Y, encima, ante la pregunta sobre la legitimidad de la de Octavia estadounidense, que, encima, era totalmente previsible, porque es el propio Trump quien ha cuestionado la limpies de las elecciones, metió la pata. Y hasta dentro.

Así, Trump volvió a sus instintos más básicos, y a las salidas de tono que pueden estar arruinando su candidatura a La Casa Blanca. Esa declaración del republicano va a perseguirle a lo largo de los próximos 17 días hasta que se celebren los comicios. Porque, en los 217 años desde que EEUU celebró sus primeros comicios a la presidencia, ningún perdedor de unas elecciones, por controvertido que fuera el recuento, ha cuestionado la validez del proceso electoral estadounidense.

Peor la agresividad de Trump fue "in crescendo”. Eso dejó, una vez más, a Clinton como ganadora por "default” de su rival. Hillary, con mejor cara que en los dos debates previos, dominó el terreno de juego simplemente a base de no dar patadas al rival. Trump moderó su agresividad. Pero no lo suficiente. Y, con su historial de escándalos y declaraciones contradictorias, se vio muchas veces a la defensiva. Y menos con el épico fallo de negar la legitimidad al proceso democrático.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario