Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies y basado en la politica de privacidad de Google Adsense. Puede leerlo en el enlace a continuación

LA NOTICIA DESTACADA

Suman 55 los casos de sarampión en la Argentina

Asunción.- Los casos confirmados de sarampión en la Argentina ascienden a 55 y el mayor número de ellos corresponde a menores de 1 año, segú...

Un accidente provocó que perdiera su cabeza y se recupera increíblemente

Un accidente provocó que perdiera su cabeza, hoy Jackson Taylor, se está recuperando increíblemente luego de sufrir una cirugía que le salvó la vida
Jackson Taylor
AUSTRALIA- Luego de un impactante accidente en el año 2015, la cabeza de Jackson Taylor, de 16 meses, se mantenía pegada al cuerpo solamente por los músculos y la piel. Un grupo de cirujanos australianos realizaron un trabajo exitoso que hoy permite que Jackson tenga una increíble recuperación. Un accidente de auto que podría haberle costado la vida, la fuerza con la que despidió al pequeño provocó que su cabeza se separara del cuerpo. Este caso fue conocido como "una decapitación interna”.

"En el segundo que lo saqué, sabía que su cuello estaba roto”, expresó su madre cuando hablo sobre lo sucedido en aquel momento. El menor llegó extremadamente grave al hospital South Brisbane, allí fue operado durante seis horas por el doctor Geoff Askin, que le colocó un aparato para que su cabeza quedara completamente inmovilizada y pudiera sostenerse apoyándose en el resto del cuerpo.

Una vez fijada la cabeza al cuerpo, el cirujano unió las vértebras separadas con hilo metálico y para repararlas utilizó trozos de las costillas del propio Jackson Queensland. "Muchos niños no sobrevivirían a esa herida en el primer lugar, y si lo hicieran y fueran resucitados podrían no caminar y respirar nunca más.”, dijo el cirujano Geoff Askin. Hoy Jackson Taylor se recupera exitosamente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario